jueves, junio 29, 2006

Noche Diabólica (Reeker) - 2005

Figurita repetida. Me considero un seguidor del género del terror. En el último año, cansado de tanta bazofia estilo “La llamada”, me metí de lleno en el cine clásico de horror bien gore, por el gusto de ir a contramano.

Reeker se encuentra a mitad de camino. Ni muy gore, ni muy fantasmal. De nuevo la nunca faltable premisa de los adolescentes tardíos queriendo divertirse, en esta ocasión yendo a “la mayor fiesta en la costa Oeste” en el medio del desierto. Hasta ahí mucho lugar común. Los personajes son estereotipos clásicos del género. La película tarda un poco en arrancar, hasta que llega la noche y la gente muerta empieza a aparecer, pero cuando arranca, entretiene. No podemos esperar demasiado de un filme así, lo sabemos. Sin embargo, con un presupuesto bajísimo, logra bastante más de lo esperado. Debo admitir que fui con las expectativas más bajas, pero me divertí más que con el Código… Por lo menos en esta no me quedé dormido…

A esta pieza la salva el final. Una vuelta de tuerca que le pone un poco de pimienta a lo que venía soso, con un concepto muy parecido al de “Stay” (ver crítica), con la diferencia que aquella es una buena película y esta no. Pero básicamente volvemos a lo de siempre, el final sorpresivo, que de tanto finales sorpresivos dando vuelta ya no sorprenden. Desde que Sexto Sentido innovó en ese sentido, las películas se hacen al revés. Ejemplos simples de esto son Saw, Saw II, Identidad, Alta Tensión, etc, etc. Lo que nadie dice, es que esto no lo inventó M. Night Shyamalan sino el maestro, único genio, Hitchcock. Un abrazo a Norman Bates y su mamá.

La cuestión es: las actuaciones son malas, el guión mediocre, y no se crea demasiado suspenso, pero hay buena puesta en escena y milagros hechos con presupuesto bajo a nivel efectos especiales, edición, etc. Se pasa el rato, no apto para quienes no son fanáticos del género.

El dato de color: Hace un papel chico el malo de “El Vengador Del Futuro” (Total Recall). Gracias Juan Manuel por la observación. Un verdadero fisonomista.

Lo interesante es que uno se entera al final quien (o que) es el asesino, y es divertido darse cuenta del por qué de cada detalle visto anteriormente. Divierte encajar las piezas del rompecabezas, y eso engancha y deja una buena sensación al salir del cine. Y así, todos caemos en el juego de la película pochoclera, con lo cual se puede decir "Prueba superada!", ya que cumple con el único objetivo inicial de entretener.

Una nota aparte: No soy partidario de la pena de muerte, pero no miraría con malos ojos un fusilamiento a los cráneos (vacíos) que realizan la traducción de los títulos en nuestro país. “Reeker” significa “el que apesta” o “el que hace heder”. Difícil traducción, sí, ¿pero como se llega de eso a “Noche diabólica”? Un papelón. Estaría bueno que por lo menos vean la película si le van a cambiar el título. Algunos ejemplos:
- Unbreakable (Irrompible) = El Protegido
- Over the hedge (Sobre el seto) = Vecinos Invasores
- The Hills Have Eyes (Las colinas tienen ojos) = El Despertar Del Diablo
- The Break Up (La ruptura) = Viviendo Con Mi Ex
- The Squid And The Whale (El calamar y la ballena) = Historias de familia

Y estos son ejemplos recientes, la lista sigue en la historia. BASTA! NO HAY PERDÓN! JUBILENSE!

martes, junio 20, 2006

Arma Mortal (Lethal Weapon) - 1987

Es difícil sentarse a escribir la crítica de una película a la que uno le tiene afecto. Una película que uno vio mientras crecía, mientras entendía de a poquito lo que es el cine y, sobre todo en este caso, el entretenimiento enorme que puede ser.
Cerca de mis 15 años mi fiebre por el cine era enorme. Estábamos en pleno 1 a 1 y tener cosas como DirecTV o uso ilimitado de VHS era algo normal para un clase media como yo. En medio de esa vorágine de comprar videos y grabar películas de HBO, descubrí la saga de Arma Mortal, que había visto de muy chico, tanto que para ese entonces solo recordaba la imagen de Mel Gibson corriendo un auto (todavía me sigue impactando).
Pero bueno, es bastante poco lo que se puede decir de una película que todos vimos, que inventó un género, que lanzó al estrellato al gran actor Mel Gibson, en la piel de Riggs. Para todos los que no lo saben, el título se refiere a él, el arma mortal.
La película es una clase del cine de acción, con personajes bien construidos, imperfectos, pero muy queribles.
Con motivo de la adquisición reciente de un minicomponente con 5.1 y DVD, mi hermano decidió ver alguna película y me enganché en la onda. Revolviendo mi colección de DVDs, el pendejo me salió con esta joyita a la que no pude decir que no.
No nos tenemos que olvidar que Arma Mortal inventó un género en sí, esa pareja poco usual de opuestos para resolver crímenes, que bien repetida sigue dando réditos hasta hoy en ejemplos como “Rush Hour” o la local “Tiempo de Valientes”, y una gran mayoría de imitaciones berretas. Y es para mí una reivindicación que las 4 partes las haya dirigido el nunca bien ponderado Richard Donner.
La verdad, nadie puede decir que estas películas son malas sin ser herejes del cine. Es difícil no hipnotizarse durante toda la película, ¿o me van a decir que no se enganchan cuando la están dando en el cable?
En fin, no hay nada técnicamente destacable en el filme, simplemente su frescura, su originalidad, su fuerza. Y eso la hace un clásico. ¡Ah! ¿Cuántas películas se animan a decir que los traficantes de drogas son americanos y no colombianos o rusos o lo que sea? Encima héroes de guerra. Hoy en día les harían cambiar el guión… y la protagonizaría algún boludo como Colin Farrell..
Se destaca además la banda sonora, bonita como es, compuesta básicamente por saxos y guitarrita eléctrica. ¿Quién es el responsable? Nada más y nada menos que Eric Clapton, el genio. Otro punto fuerte es la escena de lucha final, con Riggs y su antagonista peleando en el barro, ¡Con Jiu Jistu incluído! Una joyita.
Ay ay ay, mi querido Hollywood, supiste darnos tantas alegrías, ¿por qué hoy nos das tanta porquería?

IMdB

martes, junio 13, 2006

El Señor de la Guerra (Lord of War) - 2005

El Señor de la Guerra. Repito el título no por reduntante, sino para enfatizar su significado. En la traducción del mismo se pierde el error gramatical que caracteriza y brinda poder adicional al título. "Lord Of War" debería decirse "War Lord" (Nicolas Cage se encarga de aclararlo en la película). La significancia es equivalente a que digamos "El señor de las todas las guerras" en lugar de "Señor de la guerra", para los que no saben inglés.
El filme desarrolla el ascenso de un ucraniano, Yuri Orlov, (Nicolas Cage) de pobre inmigrante de Estados Unidos a dios del tráfico de armas de la ex URSS al resto del mundo, pero para los intereses norteamericanos. En su muy peculiar "camino del héroe" lo acompañan su hermano, su esposa e hijos, pero a la vez se encuentra siempre solo.
¿Cómo tratar el problema africano? Es algo que Hollywood no sabe hacer muy bien. Todavía no queda muy claro cómo lograr que los negros africanos no se vean distintos, sino como seres humanos; no se vean lejanos, sino como una realidad tangible. Porquerías como "El jardinero fiel" transmiten exactamente eso, generando una sensación similar a la que tenemos cuando vemos un perro enfermo, lástima, pena. Nada más. Todo muy televisivo.
La película en cuestión trata la problemática de una manera muy diferente. No son "negros matándose" sino "gente matándose". El hecho que sean negros es meramente circunstancial. Si bien la problemática de Liberia o África en sí no es en ningún sentido el centro de la película, está tratada como pocas veces vi en el cine. Destaco esto porque llamó mi atención más que nada, más que la frase "El presidente de Estados Unidos vende más en un día que yo en un año", simplemente porque eso ya lo sabía. La realidad nos cae como un balde de agua fría, sin la anestesia de coros árabes de fondo durante los tiros, o negritos sonriendo para suavizar las batallas. La escena inicial nos muestra el camino de una bala desde su producción hasta como se incrusta en la cabeza de un adolescente africano, lección de cómo empezar una película con un impacto arrollador. Y esto es lo que pasa, esta es la realidad. Tan real como el miedo que tiene nuestro protagonista de empomarse una africana porque "1 de cada 4 tiene SIDA"..
La película merece volver a ser vista, pero no me dan ganas porque salí deprimido del cine. Indignado. Justificando terroristas, y haciéndome un poquito más zurdo. Tres hurras para el director, Andrew Niccol, que se reivindica después de la porquería de S1m0ne. No es un clásico, tiene ciertos puntos bajos, pero el balance final es altamente positivo brindando lo que me gusta llamar "una experiencia fílmica" de primera clase. Es importante no olvidar a nuestro protagonista, uno de los grandes actores de Hollywood, dignificando a su familia de Coppolas...
Ah! Casi me olvido... Ethan Hawke, como siempre, actúa mal, pero aparece lo suficientemente poco.
Entre tanta película pedorra que se estrenó este año, esta vale la entrada. Salud!

viernes, junio 09, 2006

X-Men 3: La Batalla Final (X3: The Last Stand) - 2006

Sentimientos encontrados... un dilema de aquellos, como cuando uno no sabe si prefiere dulce de leche con brownie o granizado... El tema es que X3 está bárbara, pero es mala. Sí, leyeron bien.
Les cuento, se hicieron dos excelentes películas de superhéroes que son X-Men y X2, ambas de un director muy talentoso como es el señor Bryan Singer (sino me creen vean Los Sospechosos de Siempre), que se diferenciaban del 99,99% de las películas de superhéroes en que había un complejo desarrollo de personajes, combinados con escenas de acción de mucha adrenalina. Esta tercera entrega carece de la primera parte (o peor aún, intenta hacerlo torpemente). Lamentablemente BS se alejó para dirijir un superhéroe de aún más nivel, Superman..
Si X3 les gusta, es porque existen las dos anteriores. Si Mr. Singer no se hubiera ocupado de crear personajes fuertes, con historias de fondo y caracteres claros, esta película sería una porquería. La acción se desarrolla muy vertiginosamente, casi no da respiro, lo que genera entretenimiento en grandes dosis, pero no existe poder alguno en el guión o en las actuaciones. Nada. Y si nos simpatiza Wolverine (Hugh Jackman) o nos calienta Storm (Halle Berry) es porque vimos las previas piezas.
También se plantea la pregunta: ¿Por qué mierda matan a tantos personajes? ¿Por qué no lo matan a Iceman que es un pelotudo en vez de a los importantes? Eso se llama falta de recursos... O también se puede llamar "Queremos que Halle Berry sea la líder, así que matemos a todos los que estén en el medio porque sino no nos quiere actuar la negra!" si hacemos casos a las malas lenguas... Supongo que todos los seguidores de la historieta van a poner el grito en el cielo, si a mí que solamente miraba el dibujito me molestó un poco.
¿Será por el director? Brett Ratner es un muchacho que ya nos había dado una tercera parte mediocre de una franquicia, Dragón Rojo, precuela del clásico El Silencio de los Inocentes y de Hannibal. Y como en ese caso, no explota ni desarrolla nada, se agarra de los testículos de lo que otros hicieron.
Pero bueno, poderes mutantes, efectos especiales de primera, nos llevan a 92 minutos que saben a poco pero arranca algún que otro "WOW!" Excelente para unos pochoclos en un buen cine. No más que eso.

PD: QUE BUENA ESTÁ HALLE BERRY, sino VEAN, o VEAN

IMdB